lunes, 19 de octubre de 2015

MÚSCULOS VIRTUOSOS




http://www.venezuelasinfonica.com/musculos-virtuosos
A menudo los músicos hablan del virtuosismo musical refiriéndose a velocidad, precisión, sonido y calidad en la interpretación, sin embargo los encargados de generar estas habilidades son los músculos además de los conocimientos musicales técnicos y teóricos.

Los músicos requieren tanto entrenamiento como un deportista, no solo a nivel técnico sino también a nivel físico, la constante demanda repetitiva de movimientos, la coordinación y por ende una contracción sostenida de la musculatura, sugiere una exigencia corporal importante, considerando que estas características de la profesión musical pueden generar lesiones a mediano y largo plazo, que atentan contra la vida ocupacional de los ejecutantes.

El cuidado de la musculatura, la postura y el trabajo corporal son el inicio a una vida libre de lesiones dentro de la música, entrenar, acondicionar y dedicar tiempo a la preparación física para tocar el instrumento, forma parte de la prevención generando además un óptimo rendimiento en la ejecución e interpretación.

¿Qué cuidado le das a tus músculos?

Cuando un músico ejecuta un instrumento está contrayendo estática y dinámicamente al menos 13 músculos simultáneamente, que requieren una preparación específica, ¿Qué puede hacerse para realizar esta preparación?, existen diversas herramientas, sin embargo estas deben estar dirigidas al calentamiento y fortalecimiento de cada uno de los músculos que serán utilizados, el estiramiento así como ejercicios adaptados a cada una de las características según la técnica de los instrumentos y por supuesto de su ejecutante.

De acuerdo al cuidado que se le da a cada músculo, al cuerpo, la atención que se le da a cada una de las habilidades necesarias para la práctica del instrumento y la conciencia corporal que se tenga durante la misma, existirá un mayor rendimiento notándose en el sonido, la calidad y la interpretación siendo además la más importante alternativa de prevención de lesiones en los músicos.

Tener músculos virtuosos es a su vez generar en el músico un alto nivel de rendimiento, pero lograrlo es definitivamente un entrenamiento, que no solo incluye la preparación física sino que además incluye al instrumento, las mejoras en la postura del mismo así como herramientas corporales adaptadas a cada ejecutante enmarcadas en la técnica.

El entrenamiento de Músculos Virtuosos  consta de 3 fases la primera basada en ejercicios pensados especialmente en la musculatura utilizada por cada ejecutante, según su instrumento esto le permitirá fortalecer, mejorar y acondicionarse para la práctica, la segunda en la reeducación postural, eliminando vicios adquiridos por el tiempo en la ejecución sin una corrección adecuada de la postura tanto para tocar de pie como para tocar sentado, y la tercera fase en la relajación y eliminación de tensiones antes, durante y después de la práctica.

Los músicos deben considerarse atletas de las artes pues utilizan todo su cuerpo y este debe ser el primer instrumento, los músculos más utilizados por un ejecutante son además los más sensibles y finos por ello requieren un cuidado especial; acondicionarse para la práctica es esencial para el Virtuosismo Musical. 

En esta oportunidad la invitación es a la Conferencia Músculos Virtuosos el día 23 de Octubre de 2015, a las 9:00 AM en el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez, en esta se trataran temas como el cuidado que debe darse a los músculos para la ejecución de los instrumentos, entrenamiento físico y técnico, la importancia de la postura en el trabajo muscular, que tipo de ejercicios deben hacerse así como la relación de estos en la interpretación musical; todo esto desde una visión práctica.


La facilitadora y creadora del programa Músicos de Alto Rendimiento Fátima Fernández esta vez presenta una exposición que tiene como objetivo promover en los músicos un adecuado uso de su musculatura así como la realización de un entrenamiento especializado basado no solo en el fortalecimiento, estiramiento y calentamiento para la ejecución sino que además incluye la técnica instrumental.      

domingo, 20 de septiembre de 2015

EJERCICIOS PARA TOCAR AHORRANDO ENERGÍA



Muchas de las lesiones en los músicos así como las dolencias en la espalda, hombros, y brazos, se deben a este aspecto que no solo puede corregirse y entrenarse, sino que es necesario para prevenir y mejorar su calidad muscular.

Algunos ejercicios que pueden ayudar a lograr un esfuerzo adecuado están basados en la relajación y la respiración, justo antes de tocar es importante equilibrar el peso en ambos lados del cuerpo, la columna bien posicionada, ambos pies apoyados en el suelo y respirar llevando la espalda hacia atrás incluyendo la cabeza, estirando ambos brazos tomando el espaldar de la silla, soltar el aire y respirar nuevamente volviendo a la posición inicial. También se puede realizar este ejercicio estando acostado sobre un mat, colocar ambas manos a la altura de la cintura y llevar la columna hacia atrás realizando la extensión y estiramiento de toda la espalda.


Otro ejercicio que puede promover la conciencia corporal y llevar a la práctica las sensaciones de la postura adecuada y de los movimientos realizados con un mínimo de tensión es colocarse boca arriba con las rodillas en flexión apoyadas sobre un mat o colchoneta y respirar conscientemente, sintiendo como entra y sale el aire, seguidamente con un rollo realizado con una toalla o rollo de yoga, situarlo justo en la curvatura cervical centrarse nuevamente en la respiración y así con cada una de las zonas de la espalda.  

Estos ejercicios ademas de proveer relajación y fortalecimiento al tronco, espalda, hombros, brazos y manos, también le permiten al músico tener mas conciencia de su posición en el espacio, generando mayor precisión gracias al autoconocimiento, así como posibilidades corporales de ahorro de energía y rendimiento para la ejecución del instrumento.    

martes, 17 de marzo de 2015

PAUSAS ACTIVAS DURANTE LA PRÁCTICA MUSICAL





Las pausas activas son pequeñas interrupciones de una actividad laboral o académica, dentro de la cual están incluidos ejercicios que ayudan a reducir la fatiga física, mental, visual, el estrés y prevenir lesiones. Estas están destinadas a mejorar la calidad de vida, mejorar la atención, controlar el estrés, la tensión y en definitiva aumenta el rendimiento durante la jornada.

Los músicos generalmente no incluyen estas pausas durante la práctica, debido a que sienten que están perdiendo tiempo valioso en el estudio del instrumento, sin embargo si la pausa está diseñada y dirigida a la optimización del trabajo no es difícil tomarla como parte de este e incluirla en el tiempo final de la jornada.
Un músico puede llegar a estudiar entre 2 a 6 horas diarias, muchas veces sin interrupción lomas recomendable es que por cada hora de práctica exista un descanso de al menos 15 minutos, en los cuales se pueden revisar los pasajes difíciles con detenimiento, realizar la lectura de los compases que no salen durante el estudio, así como incluir una rutina corta de estiramientos y relajación.

Un maravilloso ejercicio para utilizar como pausa activa es el movimiento de las manos en función de evitar el cansancio físico típico de la ejecución instrumental y de la hipermovilidad de los dedos: 



1 Paso es juntar ambas palmas de las manos y llevarlas hacia un lado y hacia el otro lado promoviendo la flexion de la muñeca con los dedos extendidos, realizar este ejercicio de 3 a 5 repeticiones de cada lado.

2 Paso flexionar los dedos hasta completar el puño, mantenerlo durante 10 segundos y relajar, repetir de 3 a 5 veces este ejercicio en cada mano.


 3 Paso Juntar ambas manos a través de todos los dedos, manteniendo los codos flexionados, tomar en cuenta la respiración y mantener este ejercicio al menos 30 segundos.   

 

miércoles, 7 de enero de 2015

EJERCICIOS PARA INSTRUMENTISTAS DE VIENTO



Algunos ejercicios para el entrenamiento de la musculatura que se encuentra alrededor de los labios están basados en el calentamiento de los mismos, de 5 a 10 minutos antes de la práctica del instrumento como:
  • Pronunciar vocales y consonantes realizando movimientos amplios y lentos exagerando la pronunciación
  • Reír con los labios cerrados estirar las comisuras labiales y mantener la contracción al menos 5 segundos.
  • Realizar el cierre de los labios como si se quisiera dar un beso, manteniendo el cierre al menos 5 segundos.
  • Abrir y cerrar los labios (imitando a un pez) repitiendo este ejercicio mínimo 5 veces.
Propiciar tiempos de descanso durante la práctica, e hidratarse son aspectos esenciales en los instrumentistas de viento pues esto previene la resequedad en los labios y todos los conductos respiratorios evitando rupturas o irritación.
El auto masaje de la cara al terminar la ejecución del instrumento también es una alternativa que permitirá la vuelta al estado de reposo de la musculatura y de esta manera pueda mantenerse libre de tensiones y por ende de lesiones. Los ejecutantes de instrumentos de viento deben centrar especial atención a su cara, boca, mandíbula, músculos respiratorios y el cuello pues son los pilares corporales en la producción de su sonido.

lunes, 13 de enero de 2014

MÚSICOS DE ALTO RENDIMIENTO TIPS: RELAJATE PARA TOCAR...!





La aplicación de las técnicas de relajación aporta algunos beneficios al individuo como:
  • Permite alcanzar un estado de tranquilidad, bienestar y concentración armoniosa para emprender la actividad.
  • Elimina tensiones a nivel físico.
  • Regula la presión arterial.
  • Profundiza y mejora la respiración.
  • Disminuye la ansiedad.
  • Mejora las condiciones de sueño.
  • Aumenta la energía vital.
  • Incrementa la capacidad de memoria y creatividad.
  • Provee al individuo mayores capacidades para enfrentar situaciones estresantes.
Un buen ejercicio de relajación que puede realizarse antes de la práctica instrumental es:
  • Estando sentados, de pie o si se puede acostados, respirar de manera consciente (mas no profunda) antes de liberar la tensión.
  • Inspire profundamente, conteniendo la respiración contraer los músculos del abdomen, hombros, nuca, brazos, manos y cara, mantener el ejercicio 5 segundos y soltar la tensión.
  • Seguidamente inspirar de nuevo y contraer el abdomen, elevando los hombros hacia las orejas apretar los puños delante del tronco, apretando también los labios, cerrar los ojos con fuerza y fruncir el ceño, mantener la respiración y la tensión durante 5 segundos y soltar.
  • Repetir este ejercicio de dos a tres veces hasta sentirse más relajado.
  • Finalmente de un suspiro profundo y relaje de golpe y simultáneamente todas las zonas trabajadas (abdomen, hombros, nuca, brazos, manos y cara)
  • Respirando dos veces más de manera suave, consciente y conectada permitirá notar la relajación del cuerpo.
Tomarse un tiempo para relajarse para liberar tensiones es un valioso trabajo que el músico puede hacer en pro de mejorar su rendimiento y calidad en la ejecución de su instrumento.