viernes, 7 de septiembre de 2012

MÚSICOS DE ALTO RENDIMIENTO TIPS

Realiza siempre antes de tocar una revisión de la postura, siéntate con la columna erguida y relajada con buen apoyo de las caderas y de ambos pies; si luego de esto identificas alguna tensión en hombros, cuello o zona lumbar estírate llevando los brazos hacia arriba, en esta posición inclínate hacia un lado y hacia el otro, ahora lleva los brazos hacia atrás juntando ambas manos, finalmente relájate inclinándote completamente hacia adelante; así liberaras tensiones, te ayudara a reajustar la columna vertebral y tendrás mayor rendimiento al ejecutar el instrumento.  


TU TAMBIEN PUEDES SER UN MUSICO DE ALTO RENDIMIENTO.....!!!!

miércoles, 20 de junio de 2012

¿TERAPIA PARA MÚSICOS?


Para muchos músicos el hecho de realizar sesiones de terapia significa estar enfermos, tener alguna lesión y por ende debe dejar de tocar; lo que se ha convertido en la actualidad en un prejuicio difícil de roer para la terapia desde el punto de vista preventivo. No solo porque durante siglos ha predominado la medicina curativa, incluyendo a la terapia con una visión de tratamiento, sino también por la falta de conocimiento tanto de los beneficios como de las alternativas de prevención.

Durante varios años me he enfocado al trabajo de la terapia preventiva en la profesión musical, por lo cual ahora formulo la pregunta ¿Por qué el músico debe participar en un programa terapéutico? La respuesta es clave cuando se relaciona la profesión musical con una ocupación de la cual derivan riesgos particulares; pero más allá de eso el hecho de presentar algunos signos como cansancio o fatiga muscular, dolor de espalda, tensión, estrés ya los hace candidatos a una buena sesión de terapia.  

Los beneficios de la terapia son parte de esta respuesta en los que está incluida la relajación corporal, la eliminación de tensiones musculares acumuladas, aumenta la calidad y eficiencia de los músculos, condicionándolos adecuadamente para la ejecución del instrumento, mejora las condiciones posturales, fortalece la musculatura evitando la fatiga y desgaste físico, previene lesiones derivadas de la practica, aumenta el rendimiento dentro de la actividad.

Esta terapia debe ser especializada en los músicos tomando en cuenta varios aspectos, entre ellos el instrumento que práctica y su técnica siendo este uno de los elementos más importantes para evaluar en un músico al momento de hacer terapia, la postura, el uso de la energía corporal, musculatura utilizada para la ejecución del instrumento, resistencia y condiciones físicas individuales del ejecutante. La terapia para músicos es entonces un cúmulo de beneficios para la interpretación musical y no se necesita estar lesionado para acudir a ella.

Músicos de Alto Rendimiento es una alternativa terapéutica que enfoca en la prevención y tratamiento de lesiones en los músicos, empleando herramientas estudiadas en relación a cada instrumento, tomando en cuenta la individualidad del ejecutante, su técnica y características particulares durante la práctica del instrumento.

Los servicios de músicos de alto rendimiento, incluyen el trabajo de la postura, el condicionamiento y entrenamiento corporal antes y después de la ejecución del instrumento, el manejo de la expresión corporal, ahorro de energía, reciclaje técnico, relajación entre otras herramientas terapéuticas.

Como lo he dicho en artículos anteriores y en este lo reitero, el músico es un profesional que necesita tanto entrenamiento y atención terapéutica como un deportista, es el atleta de las artes, mantener su cuerpo en Pro del instrumento y relajarse para tocar es un valioso regalo para la música de ALTO RENDIMIENTO Y DE CALIDAD AL 100% ….

Para contactos e información:


FATIMA FERNANDEZ
TERAPEUTA OCUPACIONAL ESPECIALIZADA EN MUSICOS
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento”
E-mail: musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono: 04163470815

 

Para citar este articulo: Pagina Web en Linea [musicosdealtorendimiento.blogspot.com] Fátima Fernández 2012. Caracas-Venezuela.

Aticulo Protegido Propiedad Intelectual Protegida de
Fátima Fernández - 2012 -




   

  

miércoles, 23 de mayo de 2012

RIESGOS ASOCIADOS A LA PROFESION MUSICAL

                                             

La profesión del músico desde el punto de vista ocupacional puede definirse como una actividad con altos niveles de precisión, agilidad, coordinación, repetitividad con necesidades musculares y posturales particulares. De estos aspectos es importante destacar que el uso de la motricidad, que se refiere a la destreza para desarrollar patrones de movimientos específicos y complejos, es un factor dependiente de ambos. La mayoría de los instrumentistas requieren del uso de la motricidad fina especialmente relacionada con la digitación, movimientos de los dedos, agarre del instrumento y la sensibilidad para ejecutarlo en cuanto a la precisión, fuerza, velocidad adecuados todo esto por supuesto de acuerdo a la técnica y las habilidades individuales de cada ejecutante.

Identificar qué tipo de procesos peligrosos son frecuentes en los músicos inicia en el reconocimiento de la actividad realizada por el ejecutante de un instrumento como una amplia destreza y conocimiento, adquirido a lo largo de una larga carrera musical, lo que le da un alto nivel de complejidad neuromuscular a la práctica instrumental, es por esto que en la actualidad (según J. Rosset, 2000) “Está documentado que la constante demanda de perfección, los largos periodos de intensa práctica en posturas incómodas, la importante competencia, la inseguridad laboral y los niveles de angustia son condicionantes que ponen a los músicos en una clara situación de riesgo para el desarrollo de problemas médicos”.
El músico no solo trabaja en horas de conciertos, sino que a este trabajo se añaden los ensayos y practicas individuales en las cuales se realizan la repetición de las piezas que generan cierta cantidad de movimientos, esto hasta que el interprete o su director estén satisfechos con el trabajo, influyendo también la dificultad del repertorio a tocar (A. Pellaniz, A. Pascual y F. De Mier, 2008), es entonces la hipermovilidad y la postura forzada elementos habituales dentro de la jornada laboral de un músico, unido a esto se presentan otras situaciones como la aplicación incorrecta de las técnicas, estancias prolongadas de pie o sentado en sillas no adecuadas, el trabajo nocturno, estrés y sobre carga, tomando en cuenta que la preparación para el ejercicio de esta profesión empieza desde la niñez. Que definitivamente pueden convertirse en lesiones de origen músculo esqueléticos así como problemas posturales influenciando negativamente el rendimiento musical.  
La pérdida de la audición es otro factor de riesgo asociado a la profesión musical, según la norma técnica de seguridad en el trabajo el máximo permisible de exposición al ruido en una jornada laboral es de 80dB, aunque la música no es catalogada como ruido propiamente, si es sonido combinado por elementos a los que el ejecutante esta expuesto tanto al que produce individualmente con su instrumento como al que se genera a su alrededor. Según (J, Chong 2000) “La duración media de exposición suele ser de unas 40 horas por semana, aunque en ocasiones los músicos pueden llegar a tocar hasta 60 y 80 horas semanales”.
En un estudio realizado por (Chasin y Chong 1992). “En un pasaje tranquilo de una composición orquestal, los niveles de exposición pueden alcanzar 100 dB, con picos de valores de 126 dB medidos a la altura del hombro de un músico situado en el centro de la orquesta y para el director que se encuentra frente a la orquesta es de 110 dB”, partiendo de la premisa de las repeticiones del trabajo como un factor de peligro en el caso de la audición el ejecutante estaría expuesto a por lo menos 50 horas semanales por encima del nivel permisible del sonido de 80dB; lo que varía de acuerdo a las características acústicas de la sala de ensayo, del escenario o foso donde se va a dar la presentación, así como de la amplificación y sonidos de los instrumentos.



La iluminación y el uso exagerado de la vista en la lectura de partituras también puede ser un proceso peligroso relacionado con la perdida de la visión o disminución de la misma y puede ser causada debido a la combinación de estos dos factores es un hecho al que diariamente los ejecutantes se enfrentan, esto no solo depende de la diferencias de los escenarios, montaje del evento o ensayo, la iluminación puede ser variable debido a la utilización de diferentes tipos de reflectores lo que hace que la visión sea irregular o que haya demasiada luz, en otro caso por ejemplo, cuando la orquesta toca en una ópera o ballet se encuentra ubicada en el foso del teatro y este espacio en ese momento es iluminado con pequeñas lámparas colocadas en los atriles donde van las partituras por lo que la visión de la misma es limitada; por lo que el músico se ve forzado a niveles de exigencia visual poco comunes en otras profesiones, a esto también se agrega el tiempo de práctica.
Un elemento al que los músicos están prácticamente acostumbrados es al estrés, presión durante la práctica La exigencia corporal y mental de un músico profesional es un factor psicosocial importante, aunque la mayoría están bien preparados para entender e interpretar su repertorio, no se escapan de padecer de estrés o miedo escénico; es un fenómeno complejo que puede amenazar no solo la estabilidad emocional en este caso del artista generando reacciones cambiantes a nivel social, personal y en el trabajo a realizar sino también en la calidad del trabajo de la ejecución instrumental debido a los efectos físicos causados por este síndrome que son temblor en manos y labios, diarrea, sudoración en las manos y palpitaciones, lo que puede traducirse en estrés y frustraciones para el interprete, esto es parte de la cotidianidad laboral que no los afecta a todos por igual pero está presente especialmente en presentaciones y conciertos.

Es entonces la música también una profesión a la que se le atribuyen riesgos y peligros asociados a enfermedades ocupacionales, directamente relacionadas con las características particulares de cada instrumentista a nivel técnico-corporal, el hecho de contrarrestar los efectos de la repetitividad, la postura y requerimientos técnicos, dependen principalmente del conocimiento de esto a través de procesos educativo- formativos, de un tratamiento terapéutico preventivo adecuado así como de alternativas que faciliten la promoción de la salud del musico desde todo punto de vista.
Finalmente como lo he dicho en artículos anteriores y en este lo reitero, el músico es un profesional que necesita tanto entrenamiento y atención terapéutica como un deportista, es el atleta de las artes, mantener su cuerpo en Pro del instrumento y relajarse para tocar es un valioso regalo para la música de ALTO RENDIMIENTO Y DE CALIDAD AL 100% ….
Para contactos e información:
FATIMA FERNANDEZ
TERAPEUTA OCUPACIONAL ESPECIALIZADA EN MUSICOS
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento”
Teléfono: 04163470815
  

Para citar este articulo: Pagina Web en Linea [musicosdealtorendimiento.blogspot.com] Fátima Fernández 2012. Caracas-Venezuela.

Aticulo Protegido Propiedad Intelectual Protegida de 
      Fátima Fernández - 2012 -